Publicidad

Conjuntivitis

Fuente Televisa 2015-05-07

Es el cáncer que comienza en el cuello uterino, la parte inferior del útero (matriz) que desemboca

La conjuntivitis infecciosa es la inflamación de la conjuntiva causada por virus, bacterias u hongos.

Cuando hay infección, el ojo se irrita y la luz intensa puede causar malestar. La conjuntiva se vuelve rosada por la dilatación de los vasos sanguíneos, al tiempo que aparece una secreción en el ojo. La secreción tiende a ser acuosa y más gruesa en la conjuntivitis vírica, y blanca o amarilla en la bacteriana, aunque esta diferencia no es absoluta. Estas secreciones suelen pegar los ojos cuando están cerrados, en especial por la noche. También pueden causar visión borrosa.

Las conjuntivitis agudas, representan una de las enfermedades más frecuentes del ojo y aunque se presentan en cualquier época del año, se acentúan mucho durante los cambios de estación, sobre todo en la primavera y el otoño.


Pueden ser ocasionadas por:


-Infecciones, por el uso de agua contaminada, durante las temporadas de lluvia e inundaciones.


-Por polvo, humo, frío o la presencia de un cuerpo extraño.


-Por alergias asociadas con rinitis o eccemas en la cara.


-Como un síntoma del sarampión.


-Por estafilococos aureus, neumococos, hsemofilus influenza y otras bacterias.


-Algunas enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea o la clamidia.


-Por herpes genital que contagian las madres infectadas en el momento del parto y que puede ocasionar un tipo grave de conjuntivitis en los recién nacidos.


-Por irritación por productos químicos.


-Contaminación del aire


-Rayos ultravioleta del sol.


-Exposición a luces intensas.


-Reacciones alérgicas a cosméticos, polen y otras sustancias.

El diagnóstico lo realiza el médico a partir de sus síntomas y el aspecto de los ojos. El ojo se examina muy de cerca con una lámpara de hendidura, un instrumento que magnifica la superficie del ojo.

La mayoría de las personas con conjuntivitis infecciosa finalmente mejoran por si solas. Sin embargo, algunas infecciones (sobre todo las causadas por ciertas bacterias) pueden durar mucho si no se tratan. La conjuntivitis de contacto puede permanecer durante varios meses.

 

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 

Fuente: Manual de Merk de Información Médica para el Hogar. Ed. Océano. Merck Sharp & Dohme. Barcelona, España. 2015.

IR ARRIBA