Publicidad

Juanetes

Fuente Televisa 2015-04-30

Es el cáncer que comienza en el cuello uterino, la parte inferior del útero (matriz) que desemboca

Los juanetes, también conocidos como Hallux valgus, son prominencias o deformaciones óseas de gran tamaño, que se desarrollan en la base del dedo gordo de los pies, en donde el calzado produce fricción.

 

Los juanetes son muy dolorosos y producen inflamación e hinchazón de las articulaciones. Presentan una angulación que desplaza el dedo gordo hacia el centro del pie y hace que se encime sobre los otros dedos. Este problema coincide con inflamación de la "bursa", o saco lleno de líquido que tiene como función amortiguar la fricción entre los tendones y los huesos.

Son mucho más frecuentes en las mujeres que en los hombres y por lo general que deben a problemas hereditarios, presión de zapatos muy ajustados y/o con punta estrecha que con el tiempo deforman la articulación de forma definitiva.

Para conocer el grado de avance de un juanete y el nivel de desviación del dedo y establecer el diagnóstico adecuado se requiere de una radiografía, ya que la gota crónica, artritis reumatoide y trastornos reumáticos, también pueden ocasionar deformaciones en los pies.

Para el tratamiento del dolor se suelen recetar aspirinas, ibuprofeno o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos según sea el caso y las condiciones de salud de la persona que los padece.

 

El uso de zapatos más grandes, de piel muy suave o de sandalias abiertas, proporcionan gran alivio, ya que los juanetes puede llegar a ser incapacitantes.

 

En muchas ocasiones se recurre a la cirugía para corregir la deformidad de los dedos, alinear la articulación y mejorar el apoyo, soporte y aspecto de los pies, así como para prevenir problemas de cadera y columna ocasionados por la dificultad y el esfuerzo adicional para caminar.

 

Generalmente la cirugía es ambulatoria con anestesia local o raquídea y se requieren mínimo 6 semanas para la recuperación, en la que el dedo no debe sostener peso excesivo. Durante la recuperación el pie se debe envolver firmemente con vendaje elástico y usar zapatos especiales.


Es muy importante cerciorarse que el médico que va a realizar la cirugía tenga experiencia y que de preferencia y si es posible, primero opere un pie y después el otro, para permitir la recuperación total del pie operado mientras el otro puede ser utilizado con ayuda de una muleta.

 

Durante la rehabilitación, se puede utilizar hidroterapia o baños de pies, para aliviar el dolor, la temperatura varía de cada persona, algunas prefieren el agua caliente y otras fría.

 

También es recomendable durante la rehabilitación hacer ejercicios como recoger canicas con los dedos, rodar una botella, estirar los pies y dedos, haciendo círculos en ambas direcciones y flexionándolos hacia arriba y hacia abajo.

IR ARRIBA