Publicidad

Dermatitits atópica

Fuente Televisa 2015-04-21

Es el cáncer que comienza en el cuello uterino, la parte inferior del útero (matriz) que desemboca

La dermatitis atópica o eccema es una enfermedad frecuente que afecta a 1 de cada 5 niños o niñas menores de 12 años y que si bien, al llegar a la pubertad presentan una gran mejoría, mientras la padecen su calidad de vida se deteriora mucho. Se caracteriza por erupciones pruriginosas y descamativas.

Se manifiesta como un proceso inflamatorio crónico en la parte superficial de la piel y se caracteriza por brotes temporáneos de ronchas agrupadas que ocasionan mucha comezón. Entre sus manifestaciones también están la rinitis, conjutivitis y las reacciones alérgicas a ciertos alimentos.

Las primeras manifestaciones aparecen generalmente durante el primer año de vida y los cuadros de aparición tienen que ver con la exposición a ciertos elementos ambientales como el polvo, los aerosoles, los suavizantes para la ropa, la ropa de lana, los cambios bruscos de temperatura o humedad o el estrés.

Sus características especiales son: piel seca, comezón intensa, lesiones rojizas, sobreelevadas y algunas de ellas acompañadas de pequeñas ampollas con contenido líquido que después de unos días y por el rascado o fricción cambian de coloración.

La dermatitis atópica es muy molesta por la comezón de quienes la padecen, pero también por los efectos familiares y sociales que tiene, ya que los niños que la padecen suelen ser aislados por el temor al contagio y no duermen bien.

Su origen es principalmente genético y hereditario, por lo que está fuertemente relacionado con antecedentes de enfermedades alérgicas personales o familiares.

La inflamación es producida por una reacción exagerada del sistema inmunológico de la piel ante factores ambientales y emocionales, que pueden variar desde irritantes - como los químicos - a alergenos - como el polvo ? o el estrés. A estos factores se les conoce como desencadenantes.

En niños pequeños, las ronchas aparecen en la cara, cuero cabelludo, extremidades, sobre todo en los pliegues de la piel o en la zona del pañal. En los adultos, las zonas afectadas son el pliegue del codo y de las rodillas, las muñecas, los párpados y el cuello.

El tratamiento, está enfocado a prevenir las infecciones, disminuir la comezón, mejorar el sueño y mantener hidratada la piel. En la actualidad existen ya medicamentos no corticoides que alivian la enfermedad sin provocar efectos secundarios.

Para evitar complicaciones, se recomiendan: los baños cortos, no diarios y con agua tibia; secar la piel sin tallarla para no provocar más comezón y aplicar humectantes recomendados por el médico; usar ropa de algodón y el uso de jabones perfumados, talco, cosméticos y otras sustancias identificadas por el enfermo.

 

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

IR ARRIBA