Publicidad

Vigorexia o dismorfia muscular: ¿trastorno alimenticio?

Por: Ingrid Landín Larios

Fuente: esmas.com

Vigorexia o dismorfia muscular: ¿trastorno alimenticio?

Foto: Thinkstock/GettyImages

Conoce un trastorno en el que hacer ejercicio no es tan bueno

Temas Relacionados

trastornos alimenticios, vida sana

Síguenos también en: Twitter Esmas_Salud Facebook Esmas Salud

La vigorexia es un trastorno psicológico caracterizado por la obsesión de hacer ejercicio para lucir un cuerpo "musculoso". Esta enfermedad puede estar relacionada con algún otro trastorno alimenticio, ya que muchas veces, las personas con bulimia, sienten la necesidad de realizar ejercicio intenso después de los atracones para evitar ganar peso o grasa.

Hacer ejercicio trae beneficios a la salud, sin embargo, en la vigorexia, la obsesión por tener un cuerpo perfecto puede tener consecuencias a la salud como lesiones, estrés físico y el padecimiento de otros trastornos alimenticios para obtener resultados de forma más rápida.

La mayoría de los casos de vigorexia ocurren en adolescentes, ya que es la edad en la que empiezan a preocuparse más por tener un aspecto físico agradable y por encajar en grupos sociales.

Signos y síntomas:

-Programa estricto e intenso de ejercicio para formar músculo. Estas personas realizan ejercicio aun cuando están enfermos o lesionados y dejan a un lado su vida social por realizar actividad física.

-Dieta extrema para lograr obtener resultados de forma rápida y permanente, sin importar si es una dieta sana y pudiendo caer en trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia.

-Preocupación excesiva por su apariencia física, en especial por su cuerpo y músculos.

-Depresión y baja autoestima, lo que los lleva a una inseguridad de su cuerpo que no los deja estar conformes con los resultados de su obsesión.

Complicaciones de la vigorexia

Como muchos trastornos psicológicos, algunas de las complicaciones más peligrosas de la vigorexia son que la depresión les genere pensamientos suicidas y que tengan conductas de riesgo para su salud como ingerir pastillas desconocidas o drogas para adelgazar o formar músculo.

También, es posible que las personas con vigorexia, se alejen de sus seres queridos y se excluyan socialmente como parte de su depresión y baja autoestima. El tiempo que pasan en el gimnasio o haciendo ejercicio es su prioridad sobre todas las cosas, descuidando el trabajo o escuela, según corresponda.

[No te pierdas: ¿Cómo ayuda el ejercicio para controlar la diabetes?]

Tratamiento

En pacientes con vigorexia, el tratamiento que se realiza son sesiones psicológicas principalmente, para mejorar la autoestima y lograr una aceptación de sí mismos. El psicólogo llevará un tratamiento que considere adecuado para el paciente y podrá combinarlo con otras áreas de salud según sea necesario. Por ejemplo, para regular la alimentación, un nutriólogo puede ser de utilidad, ya que es la persona indicada para elaborar un plan alimenticio de acuerdo a las necesidades del paciente. En caso de que existan más daños a la salud, la intervención del médico también será necesaria.

¿Conoces a alguien con los síntomas de vigorexia?

Comentarios

IR ARRIBA