Publicidad

Lo que sí y lo que no en caso de ampollas

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

Lo que sí y lo que no en caso de ampollas

Foto: esmas.com / César Cerón

¿Hiciste demasiado ejercicio y te salieron apollas? ¡Sigue estos tips!

Síguenos también en: Twitter Esmas_Salud Twitter Luz Meraz Facebook Esmas Salud

¿Cometiste el terrible error de hacer ejercicio sin calcetines? ¿Los zapatos que utilizaste te apretaban? ¿Caminaste demasiado y tus pies acabaron molidos? Estos consejos te ayudarán en caso de que tengas ampollas. Sigue lo que sí y lo que no debes hacer... ¡Claro, en el supuesto!

Lo que sí: Entender por qué te salieron ampollas. El  sudor o la fricción de los zapatos pueden ocasionar que las capas de la piel rocen entre sí. Cuando esto sucede, el líquido sube a la zona dañada, llena la capa exterior de la piel y forma la ampolla.

Lo que sí: Combate la herida. Existen productos que ayudan a sanarla, es muy importante que utilices calcetas o calcetines de algodón para absorber el sudor. Por ningún motivo uses los pies desnudos con los zapatos o tenis.

Lo que no: Muchas mujeres piensan que la belleza cuesta y que deben sufrirla. ¡Error! Evita usar prendas de nylon, fibras sintéticas, tacones o zapatos incómodos si tienes una ampolla. Deja un poco tus medias y usa los zapatos más cómodos que encuentres.

Lo que sí: Poner algo que amortigüe las pisadas y evite el roce entre la piel de tu pie y los zapatos. Existen muchas almohadas y silicones que se venden enel mercado para reducir la fricción del área.

Lo que no: Abusar de las sandalias. Durante la temporada de calor es común utilizarlas pero no te pases. Muchas personas no entienden que no se deben usar todo el día y en cada situación.

Lo que sí: Para una ampolla sencilla lo mejor es solo cubrir el área con una curita y dejar que el cuerpo haga lo suyo en la recuperación. Eso sí, ayúdale y no sometas tus pies a tortura.

Lo que no: Exprimir la ampolla sin las medidas higiénicas adecuadas. Lo mejor es dejar que se cure sola, pero si se te ocurre hacerlo, esteriliza una aguja pequeña y con cuidado saca el fluido. Inmediatamente aplica alcohol o algún antiséptico y cambia tu curita. Aunque, mejor ni te arriesgues.

Lo que sí: Llama de inmediato al médico si la ampolla se está poniendo  peor en vez de curarse. Algo insignificante puede complicarse rápidamente si no tomas las medidas adecuadas.

Comentarios

IR ARRIBA