Publicidad

Correr no causa artritis ni daña las rodillas

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

Correr no causa artritis ni daña las rodillas

Foto: Thinkstock/GettyImages

Se derrumba el mito de que ocasiona daño a las articulaciones

Síguenos también en: Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas Salud

Una de las creencias más populares es que correr causa daño a las articulaciones, especialmente a las rodillas, así como otros padecimientos como la artritis reumatoide. Sin embargo, la ciencia al rescate lo desmiente.

Una falacia

Parece lógico, si corres el movimiento y la presión dañaría tus rodillas. El sentido común indica que eventualmente esto degrada el cartílago protector, lo que conlleva a la artritis. ¡Cuánta mentira hay en esto!

Diversos estudios alrededor del mundo comprueban que, siempre y cuando tus rodillas sean saludables, correr no incrementa riesgo alguno la posibilidad de artritis. Incluso, uno de los trabajos señala que es todo lo contrario.

Tras analizar una muestra de 75 mil runners, incluidos los que corren maratones, se comprobó que esta actividad  no solo no incrementa el riesgo de osteoartritis sino que tenían una menor posibilidad de desarrollar el padecimiento que las personas que eran menos activas.

[No te pierdas: Correr con intervalos beneficia más a las mujeres]

Mayor impacto, pero menos pasos

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la Queen´s University (Kingston, Ontario) bajo el título ¿Por qué la mayoría de los corredores no tienen osteoartrits? Se reclutaron corredores sin antecedentes de problemas en la rodilla, luego colocaron marcadores en los brazos y piernas de los voluntarios para capturar el movimiento. La pista de entrenamiento también tenía cámaras y dispositivos que medían las fuerzas generadas durante el golpeteo en el suelo.

Los resultaron mostraron que, durante la carrera, se golpea el suelo con un peso ocho veces mayor al normal ( tres veces más fuerza que mientras caminan,) pero pisaban el suelo con menos frecuencia porque las zancadas son más grandes. Es decir, necesitaban menos pasos para cubrir la misma distancia.

Correr y caminar son iguales

En definitiva, el resultado del estudio indica que la fuerza que requiere la rodilla para correr es equivalente a la que se necesita para caminar. Ahí está la clave del por qué tan pocos corredores frecuentes desarrollan artritis de rodillas. "Correr y caminar son esencialmente indistinguible en términos de desgaste en las rodillas", aseguró Ross Miller, líder del proyecto.  Y agregó que correr podría ser potencialmente beneficioso contra la artritis.

El estudio anterior no explica por qué algunos corredores frecuentes sí desarrollan la enfermedad pero, aquellos que no son corredores habituales y tienen sus rodillas sanas, pueden estar tranquilos: el golpeteo del piso durante el trote no daña las rodillas. "Parece ser un mito ? dijo el Dr Miller"

¿Te gusta correr? ¿Has sabido de casos de corredores que se lastiman las rodillas?

Comentarios

IR ARRIBA