Publicidad

¡Vuela más! Ventajas de correr rápido

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

¡Vuela más! Ventajas de correr rápido

Foto: Thinkstock/GettyImages

Es benéfico tanto para atletas de alto rendimiento como para aficionados que quieren perder peso

Temas Relacionados

Corredores, Runners

Síguenos también en: Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas Salud

Correr o caminar a paso veloz, un poco más de lo acostumbrado, activa tu metabolismo y eleva tu consumo calórico. Te guste o no, el trabajo de velocidad sí mejora tu condición física, aunque hay que empezar poco a poco.

Momento de ir más rápido

Si llevas más de tres veces corriendo, al menos tres veces por semana, quizá es el momento de que empieces a incrementar tu velocidad. Las sesiones rápidas son más efectivas para construir forma física porque requiere mayor exigencia, de esta  manera vas preparando a tu organismo a ritmos más elevados.

Entrénate en tierra

Muchos creen que para correr rápido necesitas una pista de velocidad pero no necesariamente esto es así. Los caminos en tierra suelen ser muy efectivos, sobre todo si son senderos de montaña porque mejoran tu coordinación y equilibrio. Solo ten cuidado con zonas inestables o resbaladizas. Si quieres lograr una condición extraordinaria, prueba con cuestas arriba para subir tu potencia y hacia abajo para aumentar la zancada.

[No te pierdas: Correr descalzo es bueno para los pies]

El asfalto te hará fuerte

Es una de las superficies más exigentes, por lo que no se recomienda mucho para subir la velocidad. Lo ideal es entrenar en series con sprint de 800 metros, toma un poco de tiempo para tu recuperación.

La caminadora, tu incondicional

Siempre está ahí, sin importar el clima, además de que tiene excelente amortiguación. El único defecto de la caminadora es que puede resultar monótona tu carrera

Te recomedamos que añadas a tus sesiones estas tareas, por lo menos un par de veces a la semana, en días que no sean tan seguidos:

De 4 a 8 progresiones de 30 segundos

Empieza a tu ritmo y acaba lo más rápido que puedas. Recupera 2 minutos entre estos cambios, con trote suave.

De 2 a 4 repeticiones de 3 minutos

Ve lo más rápido que puedas, siente que comienzas a agitarte de manera importante, pero no bajes la velocidad. Si sientes que no puedes más, baja al final un poco y la siguiente trata de ir más suave. Tras cada repetición trota lento 3 minutos para recuperarte.

¿Listo para correr un poco más?

Comentarios

IR ARRIBA