Publicidad

De cómo cambió mi vida el día que cambié mi alacena

Por: Corredora

Fuente: esmas.com

De cómo cambió mi vida el día que cambié mi alacena

Foto: Thinkstock/GettyImages

Cambios sencillos en tu estilo de vida que te hacen sentirte y verte mucho mejor

Síguenos en: twitter.com/Esmas_Mujer facebook.com/Esmas

La semana pasada les platiqué de cómo me fue en mi primera carrera. Fue el Split de 6 kilómetros de adidas y me encantó. Si no lo leíste, puedes hacerlo DANDO CLIC AQUÍ.

Hoy quería platicarles que me animé a ir con una nutrióloga. Yo creí que con hacer ejercicio era suficiente para bajar de peso, ¡pero desafortunadamente no! Dicen que la fórmula para adelgazar es 60% dieta y 40% ejercicio. Ni modo. Llegué un poco de malas a la consulta porque odio estar a dieta, pero lo bueno fue que mi nutrióloga fue muy comprensiva y me explicó que no voy a estar a dieta, únicamente voy a aprender a comer bien. ¡Me encantó!

Me dejó comer pan con nutella (antes del ejercicio), palomitas, hot dog, guisados con sabor y no sólo pechuga asada, y un cachito de chocolate algunos días. Eso sí, me dijo que tenía que quitarme los lácteos. ¿Por qué nos hace esto la vida? Pero según ella me voy a sentir más ligera y hasta me voy a desinflar ja ja. Confiaré en ella.

[DESCUBRE SI: ¿Es bueno dejar de tomar leche y otros lácteos?]

Pasé al súper a comprar la leche de soya que me recomendó. ¡Está más cara! Pero la verdad sí sabe bien y hasta tiene más calcio que la leche de vaca. Por aquello de la salud de los huesos. Y de paso compré cacahuates salados y arándanos para mis colaciones, tortillas de nopal, kilos de jamón, tostadas horneadas y barritas de proteína. Sí que está cambiando mi alacena. Pero también está mejorando mi estilo de vida.

1Foto Esmas

Estrené una de esas pulseritas que están de moda y que te miden tu actividad todo el día. Es la Polar Loop, que a diferencia de otras, es compatible con el monitor de frecuencia cardiaca y puedes meterla al agua. Es como un pequeño entrenador que está checándote todo el día. Si paso más de una hora sentada en la oficina, llega una alerta de inactividad a mi celular y tengo que pararme a dar una vuelta o activarme un poco. Me sorprendí porque según yo era súper activa, no usaba el elevador y como quiera no cumplo con los pasos diarios que debes de dar. Mira:

2Foto Esmas

¡8734 pasos! Y eso que fui al gym e hice ejercicio. Creo que tengo que tomarme 5 minutos entre cada tarea de la chamba que termine, y salir  a caminar al jardín. Así hasta igual y te despejas y regresas más concentrada  a la siguiente actividad.

[5 formas de motivarte a hacer ejercicio AQUÍ]

También me sorprendió que te mida la calidad del sueño. Ayer dormí 6 horas y 21 minutos y un gran porcentaje de fue sueño reparador. ¡Menos mal!

3Foto Esmas

Esta semana, el reto será acostumbrarme a no comer lácteos (pobres quesadillas), lograr mis 10 mil pasos diarios y seguir entrenando, que ya casi viene el Split de 9 kilómetros de adidas este 21 de marzo.

CONTINUARÁ...

[Conoce la historia de la mexicana que conquistó el Reto de Ultramaratón de los 4 desiertos AQUÍ]

¿Has intentado dejar los lácteos en tu dieta? ¿Cómo te sentiste? ¿Y has probado una de estas pulseras de actividad como Polar Loop?

Si quieres seguir a mi nutrióloga en Twitter puedes hacerlo aquí: @raq_nutriologa.

Comentarios

IR ARRIBA