Publicidad

La dieta mediterránea, una forma saludable de comer

Por: Gabriela Lara Corsalini

Fuente: Redacción

La dieta mediterránea, una forma saludable de comer

Foto: Thinkstock/GettyImages

Cuida tu corazón y ponte en forma con el estilo de alimentación que llevan en el mediterraneo

Temas Relacionados

salud, Nutrición, dieta

La mal llamada dieta mediterránea se ha ido volviendo cada vez más popular, a pesar de llevar años siendo uno de los planes alimenticios preferidos por los expertos en nutrición, es hasta esta época que cada vez más personas se han convencido de probarla por su excelente balance entre los grupos alimenticios y grandes beneficios de salud.

Recientemente se publicó un estudio en el Diario de Medicina de Nueva Inglaterra (liga en inglés) en el que se establece que aproximadamente el 30% de los ataques al corazón, las apoplejías y las muertes derivadas de enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir con una dieta mediterránea. Para el estudio se seleccionaron sujetos con factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares, incluyendo diabetes tipo 2, fumadores, hipertensión, colesterol LDL elevado, colesterol HDL bajo, sobrepeso u obesidad o historial familiar de enfermedad cardiovascular prematura. Los resultados ahora posicionan a la dieta mediterránea como un plan de alimentación importante por lo que hace a la prevención de enfermedades cardiovasculares; además de que te ayuda a perder esos kilitos de más que evitan que luzcas esa figura que tanto deseas.

Este plan alimenticio es un ganar-ganar. Te sentirás mejor física y mentalmente, estarás más sano y tendrás una figura envidiable. Su concepto no restrictivo hace que sea súper fácil de seguir. ¡Puedes comer en restaurantes sin preocupaciones!

¿En qué consiste?

Se trata de un plan súper sencillo y fácil de seguir, simplemente debes recordar qué grupos de alimentos consumir diario, semanalmente y cuáles debes limitar. Recuerda siempre elegir aceite de oliva, carne blanca, pollo y pescado, e incluir nueces la mayoría de los días.

Diario: 3 o más porciones de fruta, 3 o más porciones de verduras, 1 copa de vino (durante la comida o la cena)

Semanalmente: 3 porciones de pescado (¡no frito!), 3 porciones de leguminosas (frijoles, lentejas... ¡tú eliges!)

Limita: galletas, pasteles, pan dulce, pay y dulces; carne roja y carne procesada; lácteos altos en grasa

¡Fácil! Y ¿cómo puedo incorporarlo a mi alimentación diaria?

Puedes crear todos los platillos que se te ocurran con las reglas que te explicamos antes. Si quieres ideas rápidas para transformar algunos platillos populares, aquí te dejamos nuestras favoritas:

-Espolvorea un puñito de almendras o nueces sobre tu ensalada.-Si te gustan los tacos, cambia la carne de res por pescado. Opta por tortilla de maíz en lugar de tortilla de harina. Agrégales lechuga, jitomate y cebolla.-Mezcla tu arroz favorito con lentejas o frijoles y cubre con salsa de tomate.-Asa pollo con verduras y aceite de oliva. Sirve con arroz integral y espolvorea con nueces y sirve con un poquito de salsa de soya.-Dale sabor a tus ensaladas con aceite de oliva y vinagre balsámico. ¡Tira todos esos aderezos embotellados que están llenos de grasas saturadas!

Si te decides por este plan de alimentación recuerda antes consultar a un profesional de la salud. ¡Mucha suerte!

Comentarios

IR ARRIBA