Publicidad

Nuevo tratamiento mejorado para pacientes con cáncer colorrectal

Por: Redacción

Fuente: Televisa.com

Nuevo tratamiento mejorado para pacientes con cáncer colorrectal

Foto: Thinkstock/GettyImages

El cáncer colorrectal ocupa el cuarto lugar de incidencia en México y más de la mitad desarrollarán metástasis

Temas Relacionados

salud, cancer, enfermedades

Ante la ausencia de opciones terapéuticas para los pacientes que enfrentan cáncer colorrectal metastásico y que no responden a los tratamientos médicos convencionales o no son candidatos a éstos, Bayer lanzó una innovadora terapia oral denominada Regorafenib, que ha demostrado extender y mejorar la calidad de vida.

En conferencia de prensa la Dra. Laura Torrecillas, Presidenta de la Sociedad Mexicana de Oncología (SMeO), destacó que este avance terapéutico es de gran relevancia, considerando que el cáncer colorrectal es cada vez es más frecuente debido a factores como la obesidad y la diabetes, de manera que hoy ocupa el 4to. lugar de incidencia entre los padecimientos oncológicos en México. Se estima que entre 50 y 60% de los pacientes diagnosticados desarrollarán metástasis, es decir, el cáncer se extenderá hacia otros órganos y tejidos, afectando considerablemente su bienestar y expectativa de vida.

[¡HAZ CLICK AHORA!: 25 razones para dejar de comer azúcar]

¿Cuál es este nuevo tratamiento?

Regorafenib (Stivarga) es el primer y único tratamiento en su clase (Inhibidor de tirocina cinasa) aprobado en tercera línea en cáncer colorrectal metastásico que ha demostrado prolongar la vida de los pacientes de manera estadísticamente significativa al reducir el riesgo de mortalidad en 23% y el de progresión de cáncer en 51%, lo cual representa una esperanza de vida para las personas cuyas terapias previas no han dado los resultados terapéuticos esperados.

Beneficios de este tratamiento

En comparación con los tratamientos estándar (incluyendo las quimioterapias y agentes biológicos), esta nueva terapia para cáncer colorrectal metastásico inhibe los tres procesos clave en el crecimiento del tumor: la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos que "alimentan" al tumor), la oncogénesis (error en la reproducción de la información genética de las células) y las interacciones estromales (invasión del tejido que recubre los órganos por parte de células cancerígenas), explicó la Dra. Consuelo Díaz, oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología de México.

Al inhibir los tres procesos clave del crecimiento del cáncer, no es necesario someter al paciente a estudios moleculares específicos para determinar qué tipo de proceso está causando el cáncer y así indicar la terapia adecuada. Aunado a que estos estudios de laboratorio molecular no siempre están disponibles en las instituciones de salud, lo que podría retrasar el tratamiento del paciente.

Además, considerando que quienes enfrentan cáncer colorrectal metastásico ya presentan problemas importantes en su estado general salud, como falta de movilidad, fatiga excesiva, náuseas, vómito, pérdida de peso y dolor, entre otros trastornos, un tratamiento como Regorafenib que se administra de manera oral una vez al día y que, por tanto, no requiere que el paciente se traslade al hospital para recibirlo, mejora el apego y favorece su bienestar, refirió la Dra. Consuelo Díaz, Oncóloga adscrita a la Unidad Funcional de Tumores Gastrointestinales del Instituto Nacional de Cancerología.

Esto no sólo mejora la salud física del paciente, sino también su estado ánimo, lo cual favorece sus expectativas y le permite construir más y mejores recuerdos en compañía de sus seres queridos. "Por ello, es fundamental que pacientes y familiares no decaigan ni pierdan las esperanzas, sino que conversen con su médico respecto a las opciones terapéuticas que existen actualmente para enfrentar al cáncer colorrectal", enfatizó la experta.

Finalmente, la Dra. Laura Torrecillas señaló que el cáncer no es sinónimo de muerte, la detección oportuna permite ofrecer al paciente el tratamiento más adecuado para impedir o controlar la progresión del cáncer. Por ello, en el caso del cáncer colorrectal, se recomienda que las personas sin antecedentes de riesgo se realicen anualmente estudios como determinación de sangre oculta en heces y una colonoscopia cada 5 años, a partir de los 50 años de edad. Para personas con mayor riesgo de cáncer de colon se aconseja realizar una colonoscopia cada 2 o 3 años para determinar si existen pólipos. En dado caso, éstos se deben eliminar e identificar aquellos que pudieran transformarse en tumores malignos.

[¡HAZ CLICK AHORA!: Los beneficios de ser vegetariana]

Comentarios

IR ARRIBA