Publicidad

¡Una temperatura mayor a 38º C es muy peligrosa en niños!

Por: Redacción

Fuente: Agencias

¡Una temperatura mayor a 38º C es muy peligrosa en niños!

Foto: Thinkstock/GettyImages

Especialistas piden evitar el aumento de temperatura mayor a 38º C en niños, debido a que es muy peligroso

El experto Carlos Miguel Navarro Ortega pidió a los padres de familia y cuidadores de niños a mantenerse atentos ante cualquier cambio de temperatura corporal en los niños, para controlar una eventual crisis convulsiva febril.

Más de 38 grados, directo a urgencias

En entrevista a la agencia de noticias Notimex, el especialista en pediatría del IMSS Jalisco afirmó que si el niño presenta temperatura mayor a 38 grados debe ser llevado al servicio de urgencias para ser estabilizado de inmediato y evitar la automedicación "o recurrir a medidas caseras para intentar bajarle la fiebre".

"Siempre constituye una emergencia y son motivo para acudir a un área de emergencias, estamos siempre preparados para atenderlos como tal, se aplican todas las medidas necesarias y documentamos la causa de la fiebre", apuntó.

Peligro de crisis convulsivas

El riesgo es mayor en niños que previamente ya han presentado crisis convulsivas febriles, dado que a temperaturas incluso más bajas pueden hacerlos convulsionarse de nuevo. Este tipo de crisis se presentan de forma distinta a las de tipo epiléptico y son exclusivamente derivadas de fiebres altas, no de afectaciones en sistema nervioso central.

Las crisis convulsivas febriles repetitivas pueden desencadenar incluso la propia epilepsia en niños, de ahí la importancia de atenderlas de forma oportuna y adecuada. "El riesgo mayor son las secuelas, sobre todo en las crisis complejas, como lo es la epilepsia, además el paciente si no es atendido oportunamente puede vomitar, bronco aspirar y sufrir algún traumatismo", señaló.

Explicó que las crisis convulsivas febriles pueden ocasionar movimientos en sacudida y pérdida del conocimiento por espacio de segundos e incluso minutos, por lo que suelen generar fuerte impacto a quienes presencian el cuadro.

Bebés y niños hasta seis años, el grupo de riesgo

El grupo de mayor riesgo para presentar crisis convulsivas febriles son los niños a partir de un mes de vida y hasta seis años de edad, quienes debido a la inmadurez de su sistema inmunológico son más proclives a cuadros febriles debido a infecciones respiratorias y gastrointestinales.

"Este tipo de alteración constituye la primera causa de convulsiones en el servicio de urgencias pediátricas", dijo el especialista, quien añadió que en esta área médica se procede a la estabilización del paciente, a través de manejo con oxígeno para garantizarle un aporte mayor del mismo, además de suministrar medicamentos anticonvulsivantes.

Vigilancia de los padres

El médico recomendó a las madres de familia tener un termómetro de mercurio en casa a fin de medir la temperatura corporal del niño, ya que un niño puede llegar a presentar hasta cuatro o seis episodios de fiebre al año.

"Es importante que estemos atentos a cualquier cambio de temperatura, a veces las mamás se confían en eso, con tan sólo tocarlos y ver si no están 'calientes' pero no hay medición más objetiva que la que podamos hacer con un termómetro".

Destacó la importancia de mantenerse atentos ante cualquier cambio en el niño, ya que normalmente la fiebre se acompaña de otros síntomas como dolor de cuerpo y articular, decaimiento, datos de resfriado o diarreas, pérdida del apetito, entre otros.

Además, de las medidas preventivas y la vigilancia de los padres es necesario acudir periódicamente con el médico familiar o pediatra en caso de que el niño haya presentado de manera reincidente crisis convulsivas febriles.

Comentarios

IR ARRIBA