Publicidad

Selfie habla de la psicología de quien la toma. ¿qué dice de ti?

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

Selfie habla de la psicología de quien la toma. ¿qué dice de ti?

Foto: Thinkstock/GettyImages

Las selfies son una manera de mostrarse al mundo, de ser vistos y admirados. Pero ¿qué dice la psicología al respecto? ¿Sabías que una selfie puede hablar mucho de la persona que se toma ese autorretrato digital?

Temas Relacionados

Mente sana

Síguenos también en:Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas

Las selfies se han extendido por todo el mudo: desde las deportivas y políticas, protagonizadas por personajes famosos  de dichos ámbitos, hasta las aftersex o softporn, muy comunes en instagram. Pero, ¿qué encierran a nivel psicológico?

A raíz de la moda selfie, diversos estudios han tratado de descifrar las razones de esta popularidad, ¿por qué gustan tanto los autorretratos digitales y qué dicen de las personas  que se fotografían así?. Veamos algunas investigaciones que analizan este fenómeno que arrastra a millones en la internet.

Una clara manifestación narcisista

De acuerdo con la Dra Peggy Drexler, investigadora en psicología de la Universidad de Cornell, las selfies son una clara manifestación narcisista. A través de las selfies la persona muestra una sobreestimación, a veces real, en otras forzada.

"El narcisista tiene una necesidad excesiva de admiración y afirmación. A través de las selfies públicas se logra este propósito", dice Drexler quien agrega que  las selfies también son una señal de la compulsiva obsesión que existe por la apariencia en la sociedad moderna.

La naturaleza de la selfie es el share, es decir, fueron hechas para ser compartidas en redes sociales. La exposición pública connota el autoinflado concepto de la persona que se fotografía.  La ofrenda en imágenes se realiza bajo el supuesto de que hay un grupo de personas (Amigos o seguidores) que están pendientes de su vida.

Comparación social obsesiva

Para la Dra. Pamela Rutledge, directora de Media Psychology Research Center, la clave de las selfies se encuentra en la comparación social. "Los jóvenes, estimulados por el deseo de ver lo que el otro expone, comparte sus experiencias personales", dice. En este sentido se produce una cierta competitividad que deriva en la autoexposición.

Tras entrevistar a 579, la Universidad de Michigan parece confirmar las hipótesis anteriores. Tal parece que quienes abusan de las selfies son narcisistas extremos que buscan mostrar la mejor imagen de sí mismos y tratar de ganar "fans" a los demás.

"Tratan de resguardar celosamente su propia imagen, retocándola y perfeccionándola para asegurarse de que serán aprobados por el resto", dijo el autor de la investigación, Elliot Panek. De esta forma aumentarían su ego y piensan que controlan la percepción de los demás.

[No te pierdas: Selfie aftersex, nueva tendencia en Instagram]

Propio de personas inseguras

Tratar de inmortalizarse en una foto de celular tiende a ser una expresión juvenil. Quienes más recurren a este hábito son mujeres que tienen, en promedio, 23 años. Por lo menos es lo que indica el proyecto SelfieCity de la City University de Nueva YorK, institución que estudió el fenómeno en cinco ciudades en el mundo.

En otros datos, ahora de la Wageningen University de Holanda se identificó que quienes publican de forma excesiva estos autorretratos digitales son personas inseguras con miedo al fracaso. Por otro lado, un análisis de la Birmingham Business School del Reino Unido, determinó que los fanáticos de esta actividad tienden a establecer relaciones superficiales con otros.

¿Podrían ser violentos?

1 Diferentes estudios demuestran que el narcisismo excesivo influye en todos los aspectos personales y sociales. En ciertas investigaciones se marca, incluso, un vínculo entre el narcisismo y la violencia

Aún cuando la creencia popular vincule la agresividad con baja autoestima, el amor excesivo a sí mismo también provoca ira. Una persona ávida por compartir selfies debilita el vínculo con amigos y conocidos a dar preferencia al share, lo cual paradójicamente destruye sus relaciones sociales y de pareja.

No hay que generalizar

Jade Ortiz, past president de la Sociedad Chilena de Psicología Clínica, cree que estos estudios reflejan la realidad, pero no deben generalizarse, sino más bien asegura que se debe revisar caso a caso particular.

Advierte que los fanáticos de esta moda pueden sufrir una especie de "adicción" al reconocimiento de otros en Internet. "Sabemos que Internet va cambiando la forma como nos relacionamos con otros y con nosotros mismos dada la presión social que hay en las redes sociales por ser popular", indicó en un diario de su país.

Las bondades de las selfies

Pero no todo es malo, la selfie por sí sola es una forma más de compartir experiencias, divertirte y aligerar el ambiente.   También es una excelente forma para incrementar tu seguridad y motivarte en objetivos específicos como bajar de peso. El problema viene cuando se convierte en algo obsesivo y narcisista. Como dicen por ahí, nada con exceso todo con medida.

Comentarios

IR ARRIBA