Publicidad

Ejercicios contra la incontinencia urinaria

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

Ejercicios contra la incontinencia urinaria

Foto: Thinkstock/GettyImages

Puede ocurrir a cualquier edad sin importar si eres hombre o mujer. No es una enfermedad en sí misma, pero resulta sumamente molesto

Temas Relacionados

Ejercicios de kegel

Síguenos también en: Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas Salud

La micción es un mecanismo complejo que utiliza el cuerpo humano para controlar las funciones de la vejiga, así como los músculos del esfínter y del sistema nervioso. Aprendemos ese proceso durante la infancia, no sin antes pasar por decenas de "accidentes" y una que otra nalgada de nuestros padres. Pero, ¿cómo funciona este proceso? ¿qué sucede cuando aún seguimos teniendo "salidas de líquido involuntarias"?

De la vejiga al cerebro

Cuando la vejiga se llena, aumenta la presión interna y se envía un mensaje al cerebro a través de un centro nervioso, situado en la parte inferior de la médula espinal. Si existe algún desajuste en cualquiera de estas áreas se produce incontinencia urinaria.

No se trata de una enfermedad en sí misma sino de la consecuencia de una alteración en la fase de llenado vesical. Puede ser causada por distintas patologías como diabetes, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinston o por cirugías.

Factores de riesgo

Existen factores de riesgo como el embarazo y el parto, obesidad,  edad (ya que con el paso de los años se debilita el suelo pélvico) y enfermedades del sistema nervioso central. Otros factores pueden ser cardiopatías o hipertensión tratadas con diuréticos, demencia, enfermedades músculo esqueléticas, fármacos que actúen sobre la vejiga y trabajos que conlleven grandes esfuerzos físicos.

Gimnasia contra la incontinencia

Los ejercicios de entrenamiento de contracción del músculo pélvico, también conocidos como ejercicios de Kegel,  resultan muy buenos debido a que fortalecen la zona. Los pasos que se deben seguir son los siguientes:

+ El objetivo es contraer el músculo pubococcigeo, identifícalo. Puedes realizarlo en cualquier postura: sentado, de pie o acostado.

+ Si lo practicas acostado, contrae el esfínter anal. Evita apretar las nalgas.

+ Evita contraer músculos equivocados. Apretar otros músculos al miso tiempo ejercen más presión sobre aquellos que controlan la vejiga.

+ La clave de estos ejercicios es contraer los músculos de la pelvis, contar hasta tres, relajarlo y volver a contar hasta tres. Repite este proceso quince veces.

[No te pierdas: Incontinencia urinaria]

Tipos de incontinencia Vejiga hiperactiva: Necesidad de orinar urgente y en momentos imprevistos. Por ejemplo, durante el sueño cuando tocan el agua, escuchan agua correr o después de beber pequeña cantidad de líquido.

Incontinencia por esfuerzo: Representa el 50% de los casos. La padecen mujeres tras un parto vaginal o a consecuencia de cambios hormonales. En hombres puede ocurrir como resultado de operaciones de la próstata. Incontinencia temporal: Puede ser provocada por medicamentos, infecciones de las vías urinarias, trastornos mentales, movilidad limitada o estreñimiento grave. Incontinencia funcional: Se produce por no poder llegar al baño a tiempo por consecuencia de alguna discapacidad o por falta de destreza.

Incontinencia por rebosamiento: Cuando la vejiga está siempre llena se producen pequeñas cantidades de orina. Se presenta sobretodo en hombres con problemas de próstata.

Incontinencia mixta: Combinación de dos o más de los tipos anteriores. Regularmente se asocia la incontinencia con personas de la  tercera edad. Si bien es cierto que afecta a un gran número de hombres y mujeres mayores de sesenta años, también es verdad que puede presentarse también en jóvenes debido al aumento de peso u otros problemas. Muchos se aguantan la molestia por miedo a ser señalados o por pena, sin embargo, es perfectamente tratable. No lo dejes y acude al médico.

¿Te ha pasado o has estado en momentos incómodos por las ganas de ir al baño?

Comentarios

IR ARRIBA