Publicidad

Me gusta mi mejor amigo, ¿qué hago?

Por: Valeria Shapira

Fuente: Cortesía

Me gusta mi mejor amigo, ¿qué hago?

Foto: GETTY IMAGES

Si estás enamorada de tu mejor amigo y no sabes qué hacer, una experta en relaciones de pareja te aconseja seguir estos pasos

Temas Relacionados

sexo, pareja, Amor

"Me gusta mi mejor amigo, ¿qué hago?". Esta situación donde la línea de la amistad se va haciendo más delgada hasta llegar al enamoramiento es más común de lo que crees.

Aunque suene a "locura", no deja de ser una excelente oportunidad para "encarar" a aquel hombre o aquella mujer que no termina de definirse en su relación amorosa (¿o amistosa?) contigo. Hay quienes temen estropear una amistad si intentan llevarla hacia el terreno sentimental, pero, ¿cuán honesta es una amistad que no tolera que una de las partes se ilusione con la otra? Al fin de cuentas, los sentimientos son impredecibles y poder plantearlos es una clara señal de madurez.

Aquí te contamos algunas de las principales cuestiones que suelen suscitarse cuando se confunden los límites y terminas enamorada de tu mejor amigo.

1. No confundamos el sexo con el amor.

Hay infinidad de casos en los que dos amigos se han "confundido", han tenido sexo y aun así, siguen apostando a la amistad después de ese encuentro íntimo. En muchos casos se trata de un momento de deseo erótico, y después de sincerarse acerca de lo que pasó en ese encuentro, ambos deciden seguir con la relación original.

Las relaciones humanas nunca son matemáticas. Puede ocurrir que se vuelva al estadio anterior o bien que las personas se animen, por fin, a encarar otro tipo de vínculo que creían no podía ser para ellos.

2. Sí se puede iniciar una relación de pareja.

Nadie puede conocernos mejor, con nuestros defectos y virtudes, que un amigo de verdad, de esos que se cuentan con los dedos de una mano. Muchas veces sostenemos una amistad entrañable en el tiempo porque, por ejemplo, alguno de los dos está comprometido y eso funciona como impedimento.

Cuando cambian las cosas puede que termine derivando en una relación sentimental. Lo bueno de las relaciones nacidas al calor de la amistad es que no hará falta conocerse porque ambos ya lo hacen y sin máscaras.

[NO TE PIERDAS: ¡Me enamoré de mi mejor amigo!]

3. Saberlo TODO del otro: arma de doble filo.

Esto de saber todo acerca de la otra persona puede ser un arma de doble filo si no se respeta la confianza que entraña haber depositado secretos sensibles. Con un amigo uno no oculta información y así debería ser en la pareja.

Cuando se pasa de ser amigos a novios, esposos, etc., es importante platicar sobre cómo serán las cosas en esta nueva relación, que ha comenzado de manera tan particular. Es bueno establecer "contratos": no vale echar en cara lo que se sabe del otro ni explotarlo en beneficio propio en una discusión, por ejemplo.

¿Consideras que un par de buenos amigos pueden llegar a ser pareja?

Agradecemos a Valeria Schapira, experta en relaciones para Match.com las facilidades otorgadas para la realización de este artículo.

[TAMBIÉN PUEDES CHECAR: ¿Cómo volver a enamorar a tu novio?]

Comentarios

IR ARRIBA