Publicidad

Miedo al rechazo cuando buscas pareja

Por: Ana Landín

Fuente: esmas.com

Miedo al rechazo cuando buscas pareja

Foto: Thinkstock/GettyImages

Enfrenta tus miedos al rechazo y consigue una pareja como la que siempre has querido

Temas Relacionados

Soledad, amor, relaciones de pareja

El experto en relaciones para Match.com, Mario Guerra, nos platica sobre los miedos al rechazo y cómo eso impide encontrar una pareja sana y que nos llene de amor.

Iniciar una relación no suele ser sencillo para algunas personas y para otras, esto resulta poco menos que un acto heroico que suele terminar en una huída, incluso antes de intentar cualquier acercamiento. El miedo al rechazo es a la vez causa y consecuencia de muchas de nuestras frustraciones en el amor y, como todos los miedos, puede ser un gran motor que nos haga huir o una enorme muralla que nos paralice en la vida.

Para los que no lo padecen parece muy sencillo y hasta lógico intentar encontrar una pareja de la manera más directa; acercándose a la persona que les interesa y viendo si les corresponde.  Pero para quien teme ser rechazado las cosas son distintas. Su miedo se proyecta hacia el futuro, anticipando un resultado negativo, producto de una o varias creencias distorsionadas del tipo "no merezco que me amen", "mi destino es estar en soledad" o "no valgo nada".

Remover este miedo no es sencillo pero, si lo piensas, parece que su intención es protegerte de que te lastimen o de hacer el ridículo. Sus intenciones son buenas, pero sus métodos son muy drásticos. Vamos a ayudar un poco a que tu miedo se sienta más seguro y quizá empiece a colaborar contigo dejándote ser más libre de intentar algo nuevo en el amor.

No combatas al miedo

Tratar de convencerte de que "no pasa nada" o de que "el no ya lo tienes" no suelen ser estrategias útiles. Tampoco ayuda verlo como un enemigo a vencer o algo que te fastidia la vida. Recuerda que es alguien que quiere cuidarte. Escucha sus objeciones que pueden ser del tipo "vas a quedar en ridículo", "pensará que eres un tonto" o "¡no lo hagas!". Escucharlas no te obliga a obedecerlas o ni siquiera creerlas; son cosas que tu miedo piensa, así que agradécele que quiera alertarte y vamos al siguiente paso.

Duda de sus certezas

Tu miedo cree tener el poder de ver el futuro.  La realidad es que a veces acierta pero muchas otras no. Tu miedo no lo sabe todo, así que conversar con él un poco podría tranquilizarlo; por ejemplo:

Miedo: No le hables, seguro se burla de ti en tu cara.

Tú: Es verdad que puede pasar eso, pero también puede ser que no lo haga.

Miedo: ¡Seguro lo hace!

Tú: ¿Y si no lo hace?

Miedo: ¡Lo hará!

Tú: No estoy tan seguro, no tendría por qué hacerlo; voy a intentarlo.

Recuerda que no se trata de contradecirlo o invalidarlo, sino de ayudarlo a dudar de sus certezas y ofrecerle un panorama de posibilidades. Tampoco trates de ser demasiado optimista con él, lo mejor es...

Ser realista

Tus probabilidades de que alguien te rechace son bastante altas, pero eso es perfectamente normal. Por ejemplo, un estudio afirma que de cada 10 intentos que tenemos al acercarnos a una persona con fines amistosos, sólo se tiene en éxito en 3; es decir, 7 personas no querrán establecer una relación con nosotros e incluso un porcentaje de éstas quizá ni nos devuelva un simple "hola". Esta estadística se estableció como válida a nivel mundial para lo que llamaríamos un adulto promedio. ¿No lo crees?  Haz la prueba. Lo que me lleva a pensar que, si estás en búsqueda de pareja, lo mejor será primero establecer una relación de amistad con varias personas y partir de ahí para ver cuál de ellas puede ser de tu interés, y tú para ella, para algo más.

Sé natural y relájate

Muchas veces, cuando tenemos miedo al rechazo, queremos actuar de la manera "perfecta" si nos animamos a hablarle a alguien. Esto puede ser un error grave, pues tratar de ser alguien que no se es no sólo será estresante, sino que la otra persona intuirá que algo raro pasa con nosotros y seguramente nos evitará. Ser como eres es la mejor idea, así quien te conozca sabrá lo que puede esperar. Claro, habrá algunas personas que no les guste nuestra forma de ser, pero habrá otras a las que sí; ésas son las que nos interesan más. Tener la libertad de ser uno mismo es muy relajante.

No dejes de sentir

Finalmente como lo mencioné, la mayoría de tus intentos no serán exitosos y eso no es algo agradable, pero tampoco tiene porque ser una catástrofe, porque de hecho no lo es. Sentirte triste o decepcionado cuando alguien no te corresponde es perfectamente normal; de hecho el que te importe es una buena señal. Aquellos que ya son indiferentes a lo que pasa en sus vidas, a los que les da lo mismo, pueden ser personas quizá deprimidas o resignadas que han dejado que sus miedos los conviertan en una especie de zombies emocionales.

Comentarios

IR ARRIBA