Publicidad

Neofobia: el miedo a lo nuevo en la infancia

Por: Montserrat Martínez Orduña

Fuente: esmas.com

Neofobia: el miedo a lo nuevo en la infancia

Foto: Thinkstock/GettyImages

La neofobia es parte de una etapa en la infancia

Temas Relacionados

Infancia, neofobia

La neofobia es el miedo constante e injustificado a lo nuevo, ya sea a cosas o experiencias desconocidas. Durante su desarrollo, los niños pueden tener ciertos miedos irracionales o miedos evolutivos, es una etapa de la infancia, como parte del crecimiento y la madurez.

Los niños no nacen con miedos, ni siquiera conocen muchas palabras, objetos ni lo que significa la palabra maldad. Un niño de año y medio o dos, corre por toda la casa con la luz apagada, descubriendo cosas en la oscuridad, haciendo amigos imaginarios. Su necesidad primaria es jugar y divertirse. De esa manera es como el infante va aprendiendo.

¿Cómo es que los pequeños van adquiriendo uno o  varios miedos?

El miedo en un niño es parte de crecer, ser racional, imaginativo y anticiparse a las cosas. Hasta cierto punto es normal porque el pequeño va creciendo y adquiere sentimientos y emociones; descubre situaciones, objetos nuevos y prueba comidas desconocidas.

Uno de los primeros miedos del niño, es la aberración por verduras o platillos nuevos, pero mediante juegos y presentaciones atractivas se puede mitigar.

Otro de los temores típicos, parte de la enseñanza, es el de separarse de sus padres. El primer día de clases es un claro ejemplo. Los pequeños lloran parte de su estancia los primeros días, paulatinamente se acostumbran, aprenden que es parte de su nueva rutina y comienzan a sociabilizar. Termina por gustarles la escuela, pero es un proceso.

Algunos miedos son infundados por los padres. El niño no sabe de las consecuencias exactas, pero el padre enseña a dar inseguridad y preocupación al niño con un sin fin de "No hagas esto, es malo". Esa no es una razón entendible para el niño, lo preferible es dar una explicación breve, digerible para el pequeño, donde más que temer, entienda y aprenda a prevenir accidentes.

La comunicación con los pequeños no es tan fácil como se cree, cualquier palabra que no esté suficientemente explicada puede generar en el niño un nuevo temor, así que los detalles y un lenguaje sencillo para ellos es lo mejor. Es como  la hora de contarle cuentos o ver películas, ellos pueden conocer sus peores enemigos en los monstruos, ogros, brujas etc.

Algunos temores se conocen por la experiencia de lo vivido o sentido, como es el caso de la soledad. Pero al final, la madurez hace entender el por qué de las cosas ¡Claro con ayuda de los padres!

 

Tips para ayudar a combatir los miedos en los niños

  • Se queda el miedo solo si es bien recibido: así que lo primordial es apoyar a tu hijo dotándolo de confianza y seguridad, de esa manera no hará que el miedo se haga más grande y apodere de él.
  • Explícale a lo que le teme: llámese el "famoso coco" o "monstruos", el objetivo es explicarle el por qué se ve un "monstruo", quizá es por la sombra que da el perchero con una camisa, una rama, la lluvia o lo que sea que esté alimentando su miedo.
  • Si el niño dice que el coco está debajo de su cama o detrás de su puerta, ¡no lo ignores! Ve con él, enséñale que no es así y dale confianza.
  • Usa un lenguaje apto para el niño: al explicarle hazlo de una manera sencilla donde el pequeño entienda. Recuerda que su vocabulario no es tan extenso y hay palabras que desconoce.
  • Pregúntale a que le teme: explícale y muéstrale algunos ruidos que quizá escuche durante la noche y le estén asustando, de esta forma entenderá qué genera ese ruido. Puede ser el refrigerador, el crujido de los pisos de madera, el maullar de un gato, etc. ¡Enriquece su conocimiento, de esta forma evitarás nutrir su miedo!
  • No alimentes miedos: por medio de películas o cuentos que contengan ogros, brujas, duendes, vampiros etc. Sé mucho más cuidadoso si tu hijo es temeroso.
  • Haz uso del buen humor: de esta manera las explicaciones serán más digeribles. No uses calificativos como: miedoso, chillón, etc.
  • Explica el miedo de acuerdo a su edad: los más pequeños, de 3 a 5 años, van descubriendo temores, pero puedes quitarlos mediante cuentos o historias inventadas en donde incluyas circunstancias que deban enfrentar. Los niños de 6 a 7 años pueden hacer juegos como descubrir cosas en la oscuridad con linternas o historias en la que ellos son los héroes. Si es mayor, de a 8 a 12 años, la mejor opción es la explicación adecuada, pues él ya puede entender de manera más racional y brindarle seguridad y confianza como todo un "niño grande".
  •  

    Cuidado: si un menor, a pesar de explicarle muchas veces para hacerlo razonar sobre su miedo, sigue con el temor excesivo, se pone pálido, sufre taquicardias, se paraliza y deja de hacer cosas habituales como jugar, comer, dormir, etc., es necesario acudir con ayuda profesional infantil.

    Comentarios

    IR ARRIBA