Publicidad

Beneficios de la lactancia materna: protección para mamá y bebé

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

Beneficios de la lactancia materna: protección para mamá y bebé

Foto: Thinkstock/GettyImages

La lactancia es buena para el bebé, pero también para la mamá, ya que brinda protección contra la osteoporosis y cáncer de mama, entre otros beneficios

Temas Relacionados

lactancia materna, salud pública

No hay más: la leche materna es el mejor alimento para el recién nacido. Tiene la temperatura exacta, siempre está esterilizada y en buenas condiciones, contiene la cantidad ideal de agua y nutrientes que el bebé necesita. A través de la leche la mamá le pasa todas sus defensas al pequeño, ayuda a que se comience a formar un adecuado sistema inmunológico. Durante la lactancia se liberan grandes cantidades de la hormona del amor y el apego, la oxitocina, por lo que amamantar refuerza los vínculos afectivos entre madre e hijo y previene la depresión post parto.

Nada: ni leches caras, ni vitaminas tomadas se comparan con los beneficios que tiene la lactancia para la salud de la mamá y el bebé. Si aún no te convences, sigue leyendo.

Beneficios de la lactancia

Para el bebé La leche materna se adapta de forma progresiva y automática a las necesidades del bebé.

+ El calostro es el primer líquido (amarillento) que sale del pecho. Contiene minerales, proteínas y vitaminas liposolubles (se disuelven en grasa). Además, es rico en anticuerpos que protegen al recién nacido de infecciones.   + Tras el calostro aparece una leche (color acuoso), rica en grasas, lactosa, vitaminas hidrosolubles (se disuelven en agua). + Poco a poco la leche se vuelve más espesa, con más calorías y de mayor contenido nutricional debido a que el niño crece y necesita más nutrientes para su desarrollo. + La leche materna proporciona azúcares, vitaminas (A, C y D), minerales como el calcio, fósforo y hierro, así como ácidos grasos poliinsaturados, los cuales permiten una mejor absorción de nutrientes y no los fabrica el organismo). + Durante la lactancia el bebé recibe inmunoglobulinas que fortalecen su sistema inmunológico, lo protegen de virus, bacterias, toxinas y alergias. Además, son una especie de vacuna contra enfermedades respiratorias. + La leche es más fácil de digerir, lo que ayuda al bebé a no tener problemas digestivos. Los niños alimentados con fórmula suelen ser más estreñidos.+ Ayuda a evitar la obesidad infantil. + Propicia el desarrollo psicomotor y cognitivo del niño.

Para la madre

+ Amamantar aumenta el consumo de calorías, por lo que ayuda a que la madre baje de peso. + Gracias a que se refuerzan los vínculos afectivos con el bebé se evita depresión postparto. + Además de generar oxitocinas, amamantar también produce endorfinas, hormonas del placer, por lo que ayuda a la madre a estar de buen humor y feliz. + Varios estudios indican que las madres que dan leche tienen mayor riesgo de sufrir anemia, hipertensión y hemorragias debido a que disminuye el sangrado postparto. + La osteoporisis, cáncer de mama y cáncer de ovarios suelen ser menos frecuentes en las mujeres que amamantaron a sus hijos.

Consejos que toda madre debe seguir

+ Al principio es difícil acostumbrarse a dar leche. Acércate a tu unidad médica más cercana para preguntar por técnicas adecuadas para que tu bebé amamante (técnica de acunamiento, balón de futbol, acostada). + Toma mucha agua todo el día, solo así lograrás que te salga leche. Date masajes en los senos, de preferencia de arriba hacia abajo para estimular los canales por donde fluye el liquido. + El sabor de algunos alimentos pasa a la leche y esa puede ser la causa de que sea rechazada por el bebé. No consumas bebidas alcohólicas, café y tabaco. + No tomes ningún medicamento sin antes consultar al médico. + Toma vitaminas (natele, materna, etc) son importantes para evitar descompensaciones. + Siempre limpia tus pezones antes y después de ofrecer leche a tu bebé. Es posible que tengas dolor o resequedad. Puedes hidratar la zona con aceite de almendras, después del aseo, no utilices cremas u otros productos. + Se recomienda dar leche materna de forma exclusiva hasta los seis meses y puede mantenerse hasta los dos años.

Contraindicaciones

Las únicas contraindicaciones para no dar leche materna son:

+ Que la mamá tenga infección por VIH, herpes, esté recibiendo tratamiento por radioterapia o quimioterapia. + Que el bebé presente trastornos metabólicos como Galactosemia y Fenilcetonuria.

Problemas frecuentes durante la lactancia

Senos obstruidos: la leche no sube hacia ellos, sobre todo en los primeros días del parto. La solución es la succión del bebé, por lo que hay que "pegarse" al pequeño el mayor tiempo posible, aunque sientas que no está tomando nada. La succión hace que se segregue una hormona llamada prolactina, lo que facilita la producción de leche. El médico también te puede dar medicamento pero es mejor que sea natural. Senos congestionados: sientes que acumulas grandes cantidades de leche y literalmente, "se hace bolas". Es muy molesto porque produce dolor. Si tienes "exceso de producción", puedes extraer la leche y guardarla en el congelador para cuando regreses al trabajo o estés fuera de casa.

Infección por candidiasis: es desatada por una bacteria llamada candida que existe en el organismo, pero aumenta de número en la lactancia. Los síntomas son dolor profundo en los senos, pezones hinchados y agrietados. Tanto bebé como mamá requieren tratamiento médico.

Infección por mastitis: se caracteriza por inflamación de los senos, los cuales se tornan rojizos y calientes al tacto. Suele estar acompañada con fiebre y malestar general. Es urgente acudir al médico. Nunca des leche con fiebre.

Mujeres jóvenes desconocen los beneficios de la lactancia materna

Las estadísticas indican que en la última década la práctica del amamantamiento descendió cerca del 33%. Las mujeres jóvenes son quienes más desconocen los beneficios de la lactancia. Amamantar es el mejor regalo que puedes hacer a tu bebé y a ti misma. Se cree que la lactancia evitaría un millón de muertes al año. No es fácil, requiere paciencia. Si tienes que regresar al trabajo, es importante extraerse la leche, conservarla y dejar las tomas necesarias para tu bebé. Puedes apoyarte con tiraleches manuales o eléctricos. Solicita en tu empresa un lugar limpio y cómodo para este proceso, es tu derecho, así evitarás tener que usar el baño.

Comentarios

IR ARRIBA