Publicidad

Testimonio: Mi esposa tuvo cáncer de mama

Por: Montserrat Arcos Romo

Fuente: Televisa.com

Testimonio: Mi esposa tuvo cáncer de mama

Foto: GETTY IMAGES

Héctor nos cuenta cómo él y su esposa superaron la mayor pesadilla de sus vidas

Con toda la humildad les puedo decir que he hecho muchas entrevistas a lo largo de esta maravillosa experiencia que he tenido en el periodismo. Miles. Sin embargo la que tuve hoy, no tengo duda, me ha cambiado la vida.

Hoy puedo decir sin temor a exagerar que el amor lo puede todo, incluso cosas que parecerían imposibles de superar. La historia que hoy escuché de viva voz de mi amigo Héctor Cruzado me lo confirmó. Héctor es una persona alegre, con la que puedes entrar fácilmente en confianza porque siempre anda con una sonrisa y una palabra amable para los demás, al igual que su esposa Iride, con quien lleva casado 15 años.

Jamás imaginarías que detrás de esa pareja alegre hay una historia marcada por el cáncer de mama que empezó hace dos años cuando Iride se detectó una bolita en el seno?

"Recuerdo que ese día me habló Iride para decirme que se había encontrado una bolita. Al principio nos preocupamos, pero después nos tranquilizó la idea de que ésta se localizaba en la parte interna y no en la externa del seno como en la mayoría de los casos, no obstante al día siguiente fuimos con la ginecóloga para que la examinara mejor.

Desde el principio los resultados de los estudios (ultrasonido, masectomía, etc) no fueron alentadores. Tras el análisis de un grupo de especialistas, concluyeron que se trataba de cáncer hasta que no se comprobara lo contrario. Desde ese día nos empezamos a preparar mentalmente para lo que viniera. Afortunadamente por un amigo de la familia dimos con un médico con el que nos sentíamos en confianza; él nos dijo "Mira, lo detectaste a muy buen tiempo y yo voy a hacer todo de mi parte para que te salves". Desde allí supimos que estábamos en las mejores manos.

Después de más estudios, nos dijo que lo mejor era operar lo antes posible. La operación sería así: él abría, extirpaba un pedazo de la bolita, la mandaba inmediatamente a patología y en 10 minutos se podía determinar si era cancerígena o no. Aceptamos y decidimos programar la operación en cuatro días.

1 de 3

Comentarios

IR ARRIBA