Publicidad

Testimonio: "Soy un novio demasiado dependiente"

Por: Pedro H.

Fuente: Cortesía

Testimonio:

Foto: Thinkstock/GettyImages

La confesión de un hombre que se volvió muy exigente

Temas Relacionados

Relaciones de pareja, Ellos Dicen

Los hombres nunca somos dependientes, necesitados o sensibles, no exigimos muchas muestras de cariño... hasta que conocemos a una mujer muy independiente. Vanesa es ella para mí. Las cosas están bien ahora, somos felices, pero hace meses yo vivía ansioso y angustiado, y ella harta de mí.

Todo empezó el día de la boda

Al principio de la relación, Vanesa y yo hablábamos todos los días por teléfono para platicar sobre nuestro día, y cada llamada era muy tierna. En el día nos extrañábamos, pensábamos el uno en el otro, pero no nos mandábamos mensajes ni nos marcábamos y yo no entendía por qué. Un día le pregunté y ella dijo que no era necesario hacerlo.

"Cuando pienso en ti, sonrío y recuerdo lo que más me gusta de ti, pero luego regreso a hacer lo que sea que esté haciendo. Eso es lo normal", me contestó. Yo no pensaba así, pero acepté la "regla" y seguimos hablando todos los días sólo una vez, en la noche. En una de esas pláticas, Vanesa me dijo que su mejor amiga se iba a casar en Puerto Vallarta y que iba a estar dos o tres días sin mucho tiempo para hablar conmigo.

Le dije que estaba bien, aunque sabía que la extrañaría. Al otro día las ganas de estar con ella, de hablarle, eran irresistibles. La extrañaba muchísimo, y aún no entiendo por qué. ¡Acababa de hablar con ella la noche anterior! Para la hora de la comida ya no pude más y le marqué. Me contestó sin molestarse y me dijo que me extrañaba también y que desearía ser ella la que se estuviera casando (¡!). Me sentí muy feliz y tranquilo de haber ignorado lo de no marcarle durante esos días.

La obsesión de las llamadas

Ese día le marqué de nuevo en la cena, todo bien. Al otro día, aunque sabía que ese día era la boda, le volví a marcar. No me contestó y sin darme cuenta ya le había marcado cinco veces más. Le mandé un mensaje que decía "¿Qué debe hacer un hombre cuando extraña a su novia muchísimo y ya no debe hablarle porque ya le ha marcado muchísimo?" No me contestó nada.

Al otro día era lunes y ella regresaba a su oficina. Le volví a marcar y me dijo que estaba muy ocupada. Antes de dormir lo intenté de nuevo y me contestó pero estaba molesta y me di cuenta que me quería colgar. No podía creerlo. Entré en pánico y la presioné hasta que me dijo que yo era demasiado dependiente, que exigía mucho y era inseguro. La llamada se cortó y no me volvió a marcar. Dormí muy mal esa noche. Todo estaba saliendo mal.

Le marqué en la mañana del otro día y me dijo que no quería hablar conmigo. Esperé tres días, aunque sentía que me estaba muriendo (ya sé que suena exagerado, me da vergüenza admitirlo pero realmente me sentía así). Le marqué y al principio platicamos como si fuéramos amigos. "He pensado mucho en ti", me dijo y yo quería gritarle que me hubiera marcado, ¡que esos días habían sido horribles para mí! "¿En serio?" le pregunté casual.

Arreglamos todo, tuvimos una reconciliación increíble: millones de "te amo", palabras que me hicieron sentir muy feliz y tranquilo de nuevo. Entendí que tengo que darle espacio cuando me lo pida, y aunque a veces desearía que ella fuera un poco más dependiente sé que si lo fuera, me hartaría. Es una contradicción en la que tengo que trabajar todos los días.

¿Has tenido un novio demasiado dependiente? ¿Te gustaría tenerlo? ¿Qué consejo le darías a Pedro?

Comentarios

IR ARRIBA