Publicidad

Lo que he aprendido de mi perro

Por: Verónica Pérez de León

Fuente: esmas.com

Lo que he aprendido de mi perro

Foto: Cortesía

Y las cosas que más nos hacen felices a los dos

Temas Relacionados

animales, mascotas, Tu Vida

Síguenos en: twitter.com/Esmas_Mujer facebook.com/Esmas

Mi familia no estuvo completa hasta que llegó Zac. Lo hizo hace 12 años, cuando yo vivía los temidos 13. Esa edad en la que ni tú misma te aguantas. Zac llegó en una caja grande con un moño azul en el cuello (como en las pelis). Tenía apenas dos meses de nacido y parecía una bola de pelos esponjada. ¡Jamás imaginamos que tiraría tanto pelo! Pero tampoco teníamos idea de lo mucho que cambiaría nuestras vidas.

1Foto Verónica Pérez de León

Estas son 5 de las cosas que he aprendido de mi perro. ¡Son más! Pero son las más importantes y las que le agradezco a Zac cada noche, antes de dormir.

1. La comida es uno de los mayores placeres de la vida

1Foto Verónica Pérez de León

¡Hay que disfrutarla! Y más, después de ver la baba de Zac escurriendo (literal) frente a un plato de chilaquiles. Sí, diario como croquetas, pero a él también lo consentimos de vez en cuando con sus antojos.

2. Amor es ceder y hacer cosas (de las que no eres tan fan) por alguien más.

2Foto Verónica Pérez de León

Zac se deja tomar fotos divertidas y hasta posa para la cámara. Yo recojo cosas suyas. No necesitan más detalles.

3. Una amistad no necesita palabras

3Foto Verónica Pérez de León

Esta foto es de uno de los días más tristes de mi vida (de ahí mis ojeras a más no poder). No dije nada, no se lo pedí. Sólo me acosté a lado de Zac y quiso transmitirme que estaba ahí. ¿Así o más amor?

4. El mejor regalo que puedes darle a alguien, ¡es tu tiempo!

4Foto Verónica Pérez de León

Ni los chilaquiles más ricos, ni el baño más delicioso, se comparan con un paseo en la tarde. Estaciono el coche afuera de casa y desde ahí puedo escuchar los llantos desesperados de mi perro para salir a caminar. Eso sí, al regresar casi puedo ver cómo sonríe.

5. Sí existe el amor para siempre

5Foto Verónica Pérez de León

A sus doce años, Zac ya es un perro abuelito. Se cansa rápido, le da miedo bajar las escaleras y duerme muchas horas. Sin embargo, no hay día en que llegue a casa sin que, después de gritarle tres veces para que despierte de su quinto sueño, baje feliz a saludarme. Cada que lo hace, mientras miro sus ojos profundos y llenos de amor, doy gracias a la vida por el enorme regalo de tenerlo en nuestra familia.

[LEE TAMBIÉN: 10 razones para tener un perro]

7Foto Verónica Pérez de León

¿Qué es lo más importante que tú has aprendido de tu mascota?

@verobombero88

Comentarios

IR ARRIBA