Publicidad

Plan financiero para recién casados

Por: Redacción

Fuente: Televisa.com

Plan financiero para recién casados

Foto: Cortesía

Temas Relacionados

tips, hogar, Finanzas Personales

Cuando te casas, no solo estás amarrando lazos de amor... también de dinero. Por eso, el mejor momento para tocar el tema de las finanzas con tu pareja es antes de dar el "sí". Una vez casados, lo siguiente es tener un plan financiero juntos. Aquí los ayudamos a organizarse.

[¡HAZ CLICK AHORA!: Cómo combatir el sobrepeso desde tu oficina]

· Siéntense a hablar abiertamente, ¡sin secretos! Ambos deben conversar de lo que tiene cada uno (sus posesiones), de sus deudas, de cuánto gastan y en qué lo gastan, de sus metas y si están interesados en las inversiones. Lo más importante es que sean francos el uno con el otro. Si alguno guarda un secreto sobre el estado de sus finanzas esto terminará perjudicando la relación de pareja desde el comienzo.

· Hagan una lista de sus ingresos, bienes y deudas. Cada uno de ustedes llega al matrimonio con su propia "carga": deudas de tarjetas de crédito, préstamos y un salario específico. Analicen juntos el estado financiero de cada cual y decidan el método que usarán para eliminar sus deudas juntos lo más rápido posible; liberarse de ellas les dejará dinero libre para alcanzar sus metas futuras.

· Actualicen la documentación. Si en el matrimonio existe un cambio de apellido, será necesario actualizar la licencia de conducir, pasaporte, tarjetas de crédito, etc.

· Decidan qué cuentas quieren mancomunar. Para muchas parejas resulta muy conveniente tener cuentas de cheques y ahorro compartidas, así como las tarjetas de crédito. Cuando sus cuentas están unidas y bajo una misma institución financiera, es más fácil llevar el estado de cuentas y calificar para tener menores cargos por transacciones bancarias y también en las cuentas de retiro.

· Preparen un presupuesto y actúen en equipo. Hagan una lista de sus ingresos y sus gastos para que puedan determinar la cantidad de dinero a presupuestar mensualmente, teniendo en cuenta que deben separar una parte para ahorros o un fondo de emergencia. Ese fondo de emergencia debe cubrir todos sus gastos por espacio de tres a seis meses, en caso de alguno de ustedes pierda el trabajo o tenga cualquier otro percance. Y lo más importante, ¡manténganse dentro del presupuesto! Eviten comprar impulsivamente. Pregúntense siempre si ese objeto costoso es realmente necesario. Ambos deben funcionar en equipo, gastando y ahorrando juntos. Consultándose siempre.

· Pónganse metas. ¿Quieren tomarse unas buenas vacaciones una vez al año? ¿Comprar una casa? ¿Ahorrar para el retiro o la educación de sus futuros hijos? Decidan juntos qué es lo más importante para ambos, pero analizando con los pies en la tierra si con sus ingresos y gastos realmente lo podrán lograr. Una vez que lleguen a un acuerdo sobre sus metas, determinen cómo y dónde invertir para lograr sus sueños. Si la meta es a corto plazo (comprar una casa) la inversión más estable está en los fondos del mercado monetario (Money Market Fund), fondos de bonos o certificados de depósito (CDs.). Si la meta es a largo plazo (jubilación o educación superior para los hijos) pueden pensar en una cuenta IRA tradicional, una Roth IRA, planes 401k con sus empleadores, etc. Para todo lo anterior es esencial informarse bien, pedir consejos y consultar el caso específico de ustedes con un experto en inversiones de una compañía establecida y con reputación.

· Protéjanse bien. Es importante que se informen sobre los tipos de seguros que pueden necesitar, ya sea para proteger sus bienes, un seguro de vida (para protegerse mutuamente y a sus hijos, cuando los tengan), seguro de salud y seguro de discapacidad. En caso de que alguno de los dos haya llegado al matrimonio con algún tipo de seguro, es recomendable revisar y actualizar la póliza. Resulta más barato que ambos estén incluidos en un mismo seguro que pagar cada uno un seguro por separado. No compren un seguro sin antes informarse bien y consultar con un agente de seguros de una compañía establecida y respetable.

Si quieres empezar con buen pie tu matrimonio, hablar claro sobre dinero será esencial por muy desagradable que te parezca. Cuando las finanzas están en armonía, la pareja también lo está.

[¡HAZ CLICK AHORA!: Cómo controlar el estrés laboral]

Comentarios

IR ARRIBA