Publicidad

7 malos hábitos que acaban con tu presupuesto

Por: Gabriela Lara Corsalini

Fuente: Redacción

7 malos hábitos que acaban con tu presupuesto

Foto: Thinkstock/GettyImages

Se acerca la época de fiestas y regalos. Ajusta tus finanzas antes de que llegue acabando con estos 7 malos hábitos

Temas Relacionados

Finanzas Personales, Tu Vida

Lee más de Gaby en @GabyLCorsalini

Es fácil gastar de más cuando no te das cuenta de que estás gastando. Evita hacerlo cortando estos malos hábitos de tu vida.

No tienes un presupuesto

Cuando no sabes a cuánto equivalen tus gastos fijos y qué porcentaje de tu ingreso representan, no puedes saber cuánto tienes disponible para gastar en otras cosas. Fija un poco de tiempo cada mes (justo al principio o al final es lo ideal) para repasar tus finanzas. Siempre ayuda que lleves un control de cuánto ganas y cuánto gastas. Inténtalo usando programas de computación, apps para tu smpartphone o incluso un cuaderno.

Usas el cajero automático

Aunque es conveniente y rápido, y definitivamente mucho más práctico que ir al banco, las comisiones que cobran los cajeros automáticas te pueden sacar rápidamente de tu presupuesto sin que te des cuenta. Mejor ahórrate esas comisiones buscando un cajero de tu banco (que no te cobre comisión) o sacando dinero directamente en el banco un par de veces al mes. Otra buena opción son algunos supermercados, que tienen la opción de retirar dinero sin comisión.

Se te pasan las fechas de pago

¿Sabes cuánto te cobra el banco cada vez que te atrasas un solo día en el pago de tu tarjeta de crédito? Las cantidades que se van en intereses moratorios son exorbitantes. Haz todo lo posible por pagar un par de días antes de tu fecha límite. Intenta con alarmas y recordatorios en tu celular, computadora o en papelitos que puedas pegar por tu casa u oficina, recordándote que es hora de pagar. También puedes intentar domiciliar tus pagos cuando sea posible con cargo automático a tu cuenta de banco o a tu tarjeta de crédito. ¡Solo no olvides pagar la tarjeta!

Haces compras impulsivas

Sí, nos referimos a esos chicles que viste en la caja mientras esperabas para pagar. También a esas veces en las que te desvías de tu día planeado por cualquier razón y terminas... comprando algo para que no te cobren el estacionamiento. O a los días en los que vas al súper solo por papel de baño y sales con un montón de tonterías que ni siquiera necesitabas. Yo así compré una plancha para pelo hace un par de meses que sigue en su caja.

Manejas de más

Planea con anticipación tu ruta antes de salir de casa. Evita dar varias vueltas por haber olvidado que el mismo día tenías que ir a la farmacia, y después al súper, y después a la tintorería, y al súper de nuevo. Busca ir a lugares que tengan todo, así ahorrarás tiempo, gasolina y dinero de estacionamiento.

No haces una lista de súper

Muchas veces vas al súper y sabes que necesitas salsa pero no recuerdas si ya tienes una en tu casa. Terminas comprando una nueva solo para llegar a casa y darte cuenta de que ya tenías una abierta, y ahora al menos una de las dos se echará a perder. Así que antes de salir haz un inventario de qué cosas tienes en casa (en especial productos perecederos) y solo compra lo necesario.

Pagas por conveniencia

Claro que es más conveniente pasar a comprar comida o pedir algo a domicilio que cocinar cuando tienes poco tiempo, pero también es más caro. Lo mismo para comprar comida de bebé, que podrías hacer en casa por menos dinero. Habrá veces en las que valga la pena pagar por la conveniencia, pero algunas otras en las que podrías ahorrártelo. Reconsidera todos tus gastos y analiza cuáles valen la pena y cuáles prefieres ahorrarte para tener un par de zapatos nuevos al final del mes.

Comentarios

IR ARRIBA