Publicidad

Aprende a lidiar con el jefe

Por: Luz Carmen Meraz

Fuente: esmas.com

Aprende a lidiar con el jefe

Foto: Thinkstock/GettyImages

Identifica su tipo y cómo sobrellevarlo, de esta manera cuidarás tu salud emocional

Síguenos también en: Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas Salud

El libro The Ultimate Guide to Managing Your Boss (Guía fundamental para lidiar con tu jefe), de Catherine Crowley, ofrece a los trabajadores un manual para sobrevivir a jefes difíciles como el crítico crónico o el socavador. Te pasamos al costo algunos tips extraídos de esta guía:

Jefe controlador: El que quiere aprobar cada decisión de sus trabajadores. Esa conducta de administración escrupulosa es común bajo tensión. Están aterrados de cometer algún error y de que pase algo que no sepan. Trata de llevar un itinerario completo de lo que sucede en tu área. Que no te agarre desprevenido.

Jefe que lo dice todo: Es el que necesita siempre que alguien lo escuche y haga eco de sus decisiones. Tienes de dos: Seguirle el juego o mantenerte al margen y dejar que otros hagan ese "trabajo". En el primer caso tendrás el riesgo de que note "que le das el avión" y en el segundo que pases desapercibido.

Jefe ido: Al que le importa poco el trabajo. También hay de dos sopas: O haces tu trabajo y el suyo, o adoptas la misma actitud que él.

Jefe que cambia las reglas: Aquél que modifica sus ordenes o expectativas por capricho. Te saca canas verdes, pero no podrás cambiarlo. Lo mejor es estar preparado para tener varias opciones de tu trabajo. Eso sí, registra por escrito todo lo que te diga para que no te salga con que el cambio es "cosa tuya".

Jefe indeciso: El que tarda mucho en tomar decisiones o las cambia por inseguridad. Trata de hacerle ver los pros y contras de lo que está analizando. No cuestiones su autoridad, pero sí puedes sugerirle que sea más rápido para no detener la marcha de trabajo.

¿Cuál es tu tipo de jefe?

Lo primero que debes hacer es identificar el tipo de jefe que tienes y seguir cuatro pasos básicos para resolver el problema cuando se irrita.

* Detecta la molestia, pon distancia entre tú y el dilema, despersonalízalo y manéjalo. Distanciarse del conflicto es lo más difícil, no significa que no busques solución, sino que tomes distancia emocional de la situación.

* Actúa con la cabeza bien fría porque si respondes enojado, solamente harás que tu jefe te catalogue como "revoltoso".

* Trata de comprender su punto de vista.

* Si tiene razón, acepta que te equivocaste y realiza los ajustes necesarios.

* No tomes las cosas personales.

*¨Si la situación se torna violenta, acude con una instancia superior. Nunca respondas una agresión con otra.

¿Qué otros consejos podrías compartir con la comunidad?

Comentarios

IR ARRIBA