Publicidad

Inteligencia emocional, utilízala a tu favor

Por: José Jesús Santoyo García

Fuente: esmas.com

Inteligencia emocional, utilízala a tu favor

Foto: Thinkstock/GettyImages

Aprende cómo usar tus emociones y sentimientos para tu beneficio

Temas Relacionados

Salud emocional

Síguenos también en: Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas Salud

Muchas veces el día a día no nos permite poner especial atención a nosotros mismos; somos víctimas de la rutina diaria poniendo más énfasis al trabajo o a la escuela, no hacemos una pausa para escuchar nuestros sentimientos y emociones, que sin duda son pilares fundamentales para construir nuestro bienestar emocional.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Si bien la inteligencia la entendemos y se refiere a aspectos como la memoria, la capacidad intelectual o de resolver problemas, también el estudio de la inteligencia reconoce la importancia de factores no intelectuales o de procesamiento, es decir, las emociones.

Inteligencia Emocional es un concepto que se acuñó gracias al trabajo del psicólogo estadounidense Daniel Goleman, quien en su obra "Emotional Intelligence", nos ayuda a entender cómo la Inteligencia Emocional nos ayuda a hacer conciencia de nuestras emociones como el miedo, la tristeza, el enojo y la alegría, por mencionar algunas.  Una vez identificadas, la idea es aprovecharlas en un sentido de desarrollo personal como parte de nuestra salud emocional.

Desconocer cómo expresar y controlar adecuadamente nuestros sentimientos puede provocar sufrimiento, lo que afecta el desarrollo de nuestras habilidades y talentos. Nuestra salud física también se puede ver afectada y en consecuencia ser víctimas de enfermedades físicas que se derivan por la inestabilidad o deterioro emocional de las personas.

[No te pierdas: Superdotados tienen más inteligencia emocional]

He aquí algunas emociones y sus repercusiones

+ La ira: nos predispone a la defensa o la lucha, se genera aumento del ritmo cardiaco y reacciones relacionadas a la lucha, podemos apretar los dientes, sentir el fluir de la sangre en las manos e incrementa nuestra temperatura corporal.

+ El miedo: predispone a la huida o la lucha, se retrae la sangre del rostro para que fluya por la musculatura esquelética, desatando un impulso de huida, también se puede experimentar una parálisis general en un sentido de alerta y también puede provocar ansiedad.

+ La alegría: desata energía disponible e inhibe los sentimientos negativos, relaja los estados que generan preocupación y brinda una experiencia de entusiasmo y disposición a la acción. Es el estado emocional que permite el aprendizaje.

+ La tristeza: disminuye la energía y el entusiasmo por las actividades cotidianas. Sin embargo, permite la introspección y la modificación de actitudes. La depresión dificulta el aprendizaje, disminuye la impulsividad, limita el proceso objetivo de las tareas y retos que tenemos a diario.

¡Escuchémonos?!

Los sentimientos y emociones son herramientas con las que contamos para responder a lo que acontece en nuestra vida.

Comencemos por generar habilidades para:

+ Conocerte a ti mismo: no reprimas tus sentimientos, ponle nombre a lo que sientes (miedo, alegría, tristeza, etc.) ¡exprésalas!

+ Autorregularte: Controla los impulsos, regulación de estados de ánimo; por ejemplo: no permitas que las emociones negativas que se experimentan en el trabajo se experimenten en tu vida familiar; son dos espacios distintos y esa emoción no corresponde a tu espacio familiar.

+ Motivarte y perseverar: Optimismo, reconoce tus talentos día a día, evita las comparaciones.

+Confiar y ser empático con los demás: esto te permitirá crear círculos de motivación que despertarán interés por descubrir y crear.

Escucharte será el camino que alimentará tu calidad de vida, sinónimo de bienestar y salud, donde las emociones y sentimientos bien equilibrados te permitirán tener mayor facilidad de lograr tus metas.

¿Tú ya te escuchaste?

 

Comentarios

IR ARRIBA