Publicidad

¿Cómo obtener una piel firme en el verano?

Por: Redacción

Fuente: Cortesía

¿Cómo obtener una piel firme en el verano?

Foto: Thinkstock/GettyImages

Cambia tus hábitos de adentro hacia afuera para verte espectacular

Temas Relacionados

Cuidados de la piel

Síguenos también en: Twitter Esmas_SaludFacebook Esmas

En temporada de calor, vacaciones y trajes de baño, es normal que nos preocupemos un poco más por el aspecto de nuestra piel en áreas que es fácil descuidar durante el invierno, como los muslos, la cadera, los glúteos, la parte superior de los brazos y el estómago.

La piel pierde firmeza de manera natural con el paso del tiempo, sin embargo existen otros factores que pueden acelerar o empeorar el proceso, como la mala alimentación, falta de sueño o el exceso de alcohol y el tabaco.

Es muy importante recordar que necesitas hacer un cambio integral para lograr resultados reales. Lo ideal es trabajar de adentro hacia afuera, es decir: combinar una dieta correcta y ejercicio con cuidados adicionales, como una buena crema humectante.

Dile adiós a las toxinas

Una dieta adecuada para las necesidades individuales, que sea variada y equilibrada es básica para combatir la falta de firmeza en la piel. Recuerda que ésta debe incluir suficientes frutas y verduras, alimentos ricos en fibra y con un adecuado perfil de grasas, así como alimentos que nos aporten la cantidad de proteínas que requiere nuestro cuerpo. Además, una buena hidratación es fundamental.

Hacer más refrescante y atractivo cada vaso con agua no es difícil, una opción es agregarle limón, pepino y menta. La proporción de limones y pepinos depende de tu preferencia en cuanto al sabor, pero la receta básica es medio pepino, un limón y entre 10 y 12 hojas de menta en 1 o 2 litros de agua. Tip: vacía los ingredientes en el agua, no al revés, para mejorar el sabor.

Dado que el principal objetivo es eliminar las toxinas de tu cuerpo, también es buena idea limitar el consumo de alcohol y tabaco, ya que fumar puede romper el colágeno en tu piel y desacelerar la circulación de la sangre. El lado positivo es que, una vez que dejas de hacerlo, la reparación celular inicia inmediatamente.

Activa tu circulación

El ejercicio es fundamental porque ayuda a la circulación de la sangre, es decir, a la llegada de oxígeno a las células. Tres sesiones de cardio de media hora cada semana son suficientes para lograr un cambio, y tus opciones son variadas: desde correr o subirte a la bicicleta hasta una rutina que incluya sentadillas y pesas.

[No te pierdas: Beneficios de la exfoliación para la salud de tu piel]

Protege, hidrata y reafirma el exterior

Finalmente, hay dos cosas que no puedes omitir jamás al cuidar la piel de tu cuerpo: protección solar y humectación.

La piel bien hidratada tiene un aspecto más fresco y lozano, por lo que es recomendable que todos los días uses una crema corporal. Es importante que la crema que utilices proteja e hidrate tu piel. Una buena opción es la crema humectante St. Ives Reafirmante.

El daño por rayos solares destruye el colágeno y la elastina de la piel, de manera que la aplicación de un bloqueador solar, con FPS15 como mínimo, no debe limitarse a tu rostro. Tu cuello, al igual que cualquier otra parte de tu cuerpo que pueda quedar expuesta al Sol, también lo necesita.

Comentarios

IR ARRIBA