Publicidad

Cómo limpiar y cuidar tus ollas de acero inoxidable

Por: Redacción

Fuente: Agencias

Cómo limpiar y cuidar tus ollas de acero inoxidable

Foto: GETTY IMAGES

¿Quieres darles más tiempo de vida a tus ollas de acero inoxidable? Te damos algunos consejos para curar, limpiar y cuidarlas

Temas Relacionados

Cocina, Comer y beber

Uno de los retos que enfrentamos en la cocina es prolongar el mayor tiempo posible la vida de nuestros utensilios y ollas. Respecto a las ollas de acero inoxidable, es común que con el uso estén quemadas por fuera o por dentro y queramos curarlas o, incluso, aprender a limpiarlas para que no nos ocurra esto nuevamente.

Te proponemos algunos tips para prolongar la vida útil de productos de acero inoxidable:

Para limpiar las ollas de acero inoxidable:

1. Lava bien la pieza con jabón neutro y agua tibia, usando una esponja o paño suave para eliminar los posibles restos de aceites o grasas. Enjuaga con abundante agua y seca inmediatamente con un paño suave para evitar que se formen manchas de cal.

2. Opta por ollas de acero inoxidable 18/10. De acuerdo con los expertos de Magefesa, este acero es muy resistente a fenómenos físicos y a la mayoría de productos químicos, por lo que te será más fácil lavar tu olla, además es apto para la limpieza en lavavajillas.

3. En ocasiones, un sobrecalentamiento de la olla puede provocar la aparición de manchas, ya sea por fuera o por dentro, pero esto no es un impedimento para seguir cocinando ni un riesgo para la salud. Para hacer desaparecer dichas manchas simplemente debe hervir agua con vinagre en una proporción de 4 a 1 durante 4 ó 5 min. Después lava de forma convencional. A esto se le llama curar las ollas.

4. Por nada del mundo utilices detergentes que contengan cloruros para lavar ollas de acero inoxidable ya que estos productos pueden dañar el pulido de la superficie de las piezas.

Para cocinar en ellas:

1. Cocina con potencias de calor medias a bajas. Busca ollas que tengan algún sistema de distribución del calor, cuidarás la textura de los alimentos, evitando que aceites o grasas se adhieran rápidamente por un exceso de calor.

2. Elije el tamaño de la fuente de calor que más se ajuste al diámetro de la olla, principalmente si trabaja en cocinas de gas. Además de obtener mejores resultados, lograrás que la limpieza posterior de las piezas sea mucho más sencilla.

3. Evita picar o cortar alimentos con cuchillos u objetos punzantes directamente sobre el interior de ollas y sartenes de acero inoxidable.

4. En caso de que los alimentos se adhieran o quemen, no utilice utensilios punzantes, cepillos o esponjas metálicas que pueden rayar el fondo.

5. Una vez terminada la cocción, no utilices el producto como recipiente de almacenaje. Un contacto prolongado con las sales y ácidos de los alimentos puede deteriorar la capa pasiva (osea, la capa protectora) y producir picaduras y corrosión (y más manchas).

6. Almacena las piezas colocando las tapas hacia arriba para evitar la acumulación de olores en el interior de la olla.

Comentarios

IR ARRIBA